El nihilismo de Joyce Carol Oates

El nihilismo de Joyce Carol Oates

Mudwoman“, la última novela de Joyce Carol Oates, es un paseo fascinante a través de las marcas que nos deja el pasado. La novela privilegia una narrativa en dos tiempos, entre “Mudchild” y “Mudwoman”, la niña abandonada y la mujer reencontrada. El principio de la novela, el relato seminal de “Mudchild”, es prácticamente perfecto, una descripción espeluznante en la que Carol Oates demuestra que es un portento de escritor en claves de terror.

Sin embargo, la fuerza de la novela es su profundidad filosófica, en la cual la autora se enfrenta a ciertas concepciones sacadas de manera más o menos evidente, de Friederich Nietzsche. Encontramos su concepción de eterno retorno en este personaje para quien parece que todo está dicho; pero se impone sobre todo la noción del peso histórico desarrollado en la Segunda consideración intempestiva, y la idea de “justicia” como un constructo que aprisiona a los seres más fuertes y los coharta, es decir, todo aquello de Más allá del bien y del mal:

“Hay una pregunta fundamental, acerca de si un principio abstracto vale una vida humana, o miles de ellas; pero también existe la pregunta acerca de si hay algo en la vida tan significativo como lo abstracto. Dicho de otra manera, ¿son los individuos tan consecuentes como los principios? ¿Usted quisiera morirse para “preservar la Unión”? ¿Aceptaría para ello la muerte, las heridas y las mutilaciones de los demás?”

“Mudwoman” es una novela sumamente poderosa, de una fuerza y una energía pura y salvaje. A veces se pierde en la narrativa de literatura de Universidad, tan de moda, de profesores, alumnos y decanos que se enfrentan a problemas de facultad. Pero más allá de eso, “Mudwoman” confirma que Joyce Carol Oates sigue su ascenso hacia el panteón de las escritoras norteamericanas contemporáneas, gracias a su producción non-stop y su increíble originalidad.

Share

Leave a Reply

twitter

View more tweets

archivos