Historias de una publicación parisina

Historias de una publicación parisina

COUVghetto-small-cropDesde acá –y en español-, estaré comentando la publicación de mi novela, que aparece este mes en Francia, a través de Editions Kirographaires. La idea es explicar cómo fue todo este proceso, para que los amigos y colegas a distancia puedan compartir la ocasión con nosotros acá y para que los demás escritores puedan seguir este via crucis y compararlo con sus propias experiencias.

Algo ya habíamos barruntado en las entradas sobre las estafas literarias, un texto al cual remito a toda persona buscando publicar por primera vez. Respeten la regla de oro que leí en el blog de Jorge Letralia: no paguen jamás por publicar. Ni un centavo. “Estamos buscando la colaboración de los autores, porque usted sabe, en este momento el mercado literario es muy difícil, entonces…”. ¿Contribución de los autores? ¿Aparte del manuscrito que me llevó años escribir, quiere decir?

Supongamos entonces que usted ya tiene su manuscrito terminado y estima que presenta algún mérito para su publicación. ¿Cómo proceder?

El dilema de los agentes versus las editoriales

Dependiendo del país, la necesidad/obligación de tener un agente literario se hará más o menos evidente. En los USA, por ejemplo, los escritores le dirán que es absolutamente imposible publicar sin tener un agente literario. En España, parece que hay un sistema mixto (pueden seguir al escritor Xavier Fernández en Barcelona, por ejemplo, para entender su proceso). En Francia, los agentes literarios son prácticamente inexistentes o inútiles, a menos que usted haya escrito un bodrio comercial como los de Marc Levy. Sólo existen dos agentes reconocidos en París: François Samuelson y Susanna Lea. El primero es el agente del recién premiado actor venezolano Edgar Ramírez, así como Houellebecq. La segunda, es la agente de Marc Levy.

Entonces, después de que reciba la carta de rechazo de la señora Lea porque, usted sabe, la agencia literaria está demasiado saturada en este momento, por lo cual, a pesar de la calidad innegable de su manuscrito, no lo van a representar; deberá escupirse las manos y ponerse a trabajar por su cuenta y mandar su propio manuscrito directamente a las editoriales.

Cómo mandar un manuscrito sin dinero

El problema en Francia no es la falta de casas editoriales. Éstas aparecen por decenas, en todos los registros: cómics, libros de viaje, cuentos, novelas, biografías… Dígale a su psicoanalista que no se preocupe: su ego será puesto a prueba por el estado de rechazo permanente que deben sufrir los escritores desconocidos. Pero, ¿cómo enviar el manuscrito? ¿A dónde?

La segunda diferencia abismal que usted notará entre los Estados Unidos y Francia es que en los USA, incluso la búsqueda de agente se realiza de manera electrónica. Es decir, la mayoría de las páginas de agentes especificarán que no piensan abrir correos físicos y que el daño al ambiente es considerable. Además, sólo piden una hoja explicando su libro y algunos capítulos de muestra. Si usted quiere publicar en los USA, simplemente conviértase en el spam-mailer más rápido del oeste: prepare su archivo con capítulos seleccionados y busque una página con direcciones de agentes. Luego, bombardéelos a mansalva, sin discreción.

En Francia, sucede exactamente lo contrario. Usted encontrará, en las páginas de editoriales francesas, la especificación de que *no reciben* manuscritos por correo electrónico y que esperan que usted le mande *toda* la novela. Ergo, si usted escribió una novela pequeña, por más pequeña que sea, tendrá unas 70-100 páginas. Imprimir o fotocopiar esto puede salir costosísimo, a lo cual se debe agregar el envío por correo.

Este paso dependerá de cada quien. Personalmente, asumí la actitud pirata de videos sin presupuesto, y aproveché mi trabajo a medio tiempo en una gran organización para imprimir todos los ejemplares posibles (se sorprenderían la cantidad de papel que pueden utilizar antes de que contabilidad se de cuenta del hueco en el presupuesto).

Después de tener su ejemplar listo, vaya a la Maison des écrivains y retire una lista con las editoriales que más se corresponden con su proyecto. En mi caso, filtré la búsqueda por novela y ficción, y obtuve una lista de cientos de editoriales en París.

En el año 2005, empecé a mandar copias de mi manuscrito y crucé los dedos… (seguimos en el próximo capítulo).

Share

3 Responses to “Historias de una publicación parisina”

  1. Diosa says:

    Esto esta demasiado bueno.

    Le Caracas Cruzada recien lo termine ayer y me gusto mucho es el segundo libro que termino de leer en mi vida, sigue sacando libros!

  2. vinz says:

    ¡Excelente! Gracias por el apoyo… Se hace lo que se puede…
    ¡Saludos!

Leave a Reply

archivos